Esta nueva (a)normalidad ha establecido una dinámica de trabajo a la que muchas empresas se resistían: el teletrabajo o trabajar en casa. En España, antes de la pandemia de la COVID-19, que cambió este año 2020, el teletrabajo solo representaba el 4,3%. Hoy en día las circunstancias son muy diferentes, el teletrabajo no ha hecho más que poner el pie en el acelerador y cambios que algunos esperábamos con ansia, los estamos viviendo hoy.

Algunas personas llevamos teletrabajando desde comienzos de año, las menos desde hace varios años, y muchas otras se están incorporando cada día. Esto nos dispara un gran interrogante, ¿Cómo convivir durante el horario laboral con las responsabilidades de la jornada y nuestro entorno hogareño y familiar?

Trabajar en casa, todos los días o varios días a la semana, rompe ese límite imaginario y anímico que separa el trabajo de la “vida personal” y que muchos sienten la necesidad de establecer, como si ambos no formaran parte de una misma vida.

Borrar este límite, puede resultar una amenaza muy grande a sensaciones muy valiosas y reconfortantes, como el decir y sentir “hogar, dulce hogar”.

¿Cómo podemos mantener esa bonita sensación de sentir que llegamos a casa?

Aquí exponemos algunos consejos de ayuda:

Escoger un lugar de trabajo en casa

  • Para facilitar la concentración será importante evitar las zonas de paso.
  •  Elegir un sitio con buena iluminación, a ser posible natural, nuestros ojos lo  agradecerán.
  • Si podemos, una buena práctica es colocar una alfombra u otro tipo de elemento decorativo que permita señalizar el lugar de trabajo, para que se pueda advertir fácilmente que ese lugar tiene algo distinto al resto del hogar.

Escritorio, sillas, ratón y monitor

 

  • Intenta acomodar el escritorio lo más parecido posible a como lo tenías en la oficina, esto mejorará tu concentración.
  •      Para la mesa, lo ideal y dependiendo de nuestro presupuesto y espacio, es que sea amplia, donde estemos cómodos y preferiblemente que sea ajustable en altura, que nos permita trabajar sentados y de pie. Esta variación de la posición nos facilita una mayor interacción con el resto de la casa y aumenta nuestra creatividad al mantenernos activos.
  •    A la hora de elegir el “sitio” de trabajo, evitemos seleccionar la cama o el sillón del comedor, algunas horas al día durante una o dos semanas trabajando en esas posiciones “tan cómodas”, son suficientes para comenzar a sentir dolores lumbares, de cuello, cervicalgia, etc. Utiliza una silla ergonómica que te ayude a mantener una buena posición de trabajo.
  •      Respecto al resto de elementos de trabajo, como el ratón, monitor, etc., es fundamental incorporar elementos ergonómicos que suplanten o complementen a los que utilizábamos en la oficina, y que contribuyan a evitar lesiones o patologías derivadas de malas posturas o movimientos repetitivos. 

Organización: Orden y Limpieza

 

  •      Tener todo a mano evita las pérdidas de tiempo, por lo que tener la mesa ordenada es clave.
  • Algunos accesorios pueden sernos útiles, tales como organizadores para nuestros papeles, carpetas, bolígrafos, bloc de notas, bandejas para documentos, etc.
  • Ya que el hogar no es el mejor lugar para trabajar por las distracciones que podemos tener, además de las responsabilidades lógicas de una casa y/o una familia para aquellos que tienen hijos, es fundamental mantener un sitio ordenado que nos ayude a optimizar el tiempo de trabajo.

Bonus Track para trabajar desde casa

  •     No nos olvidemos que estamos en casa y eso nos da la libertad de poder decorar nuestra “oficina” como más nos guste. Decorar el sitio de trabajo también ayuda a diferenciarlo del resto de la casa y convertirlo en un lugar diferente. Eso sí, evitando incorporar elementos que entorpezcan la actividad o que nos distraigan.
  •     Podemos vestirnos más cómodamente, aunque el hecho de no tener que salir de casa para comenzar la jornada laboral, no debe impedir que mantengamos nuestra rutina diaria. Esta es clave desde un punto de vista anímico, ya que marca el comienzo de la jornada. Aprovechemos el estar en casa para mantener las siguientes costumbres saludables:
    • Tomar una ducha antes de comenzar a trabajar.
    • No es necesario que usemos un traje o ropa formal, puede ser algo más cómodo y presentable. Nunca sabemos cuándo podemos tener una videoconferencia y es bueno estar preparado.
    • Aprovechar el sofá de nuestra casa para tomar un buen desayuno, con la comodidad y el tiempo que quizás antes no teníamos.

Algo importante a mencionar es que muchas personas no poseen un sitio “aparte” para montar su oficina. En esos casos es importante poder organizar las herramientas de trabajo necesarias en un determinado lugar, de tal manera que cuando finalicemos la jornada, podamos guardarlo todo nuevamente y seguir manteniendo la sensación de que estamos en casa.

¡IMPORTANTE!

Tengamos un espacio amplio o uno pequeño, la posibilidad de trabajar en un parque o en un espacio cerrado, o las diferentes posibilidades que puede tener cada uno en su casa, hay algo que no podemos descuidar: nuestra salud. Para ello debemos usar elementos ergonómicos que garanticen un correcto desempeño de nuestro trabajo, evitando patologías futuras.

Es importante que cada trabajador sea responsable de su propia salud y consulte con su empresa sobre estos elementos para su adquisición e incorporación a la actividad laboral.

Desde Trafic Bienestar Laboral ofrecemos distintas alternativas como nuestros Kits de Ergonomía 

¡Recuerde! La silla del comedor es para sentarse durante el almuerzo o la cena, no intente usarla durante 8 horas, o aténgase a las consecuencias…..

TRAFIC MAT Y MAS 2018 ©