La diferencia está en tus pies

En nuestro día a día es fácil acabar la jornada laboral con dolor de pies y/o piernas producidos por largos turnos de pie o calzado incómodo. Hemos aceptado que la aparición de callos o que las uñas se rompan o encarnen puede ser “lo normal”. Sin embargo que sea frecuente no significa que sea “lo normal”. Si estas cosas te pasan puede ser que estés apoyando mal los pies.

dolor de pies

Tampoco podemos confundir un dolor “puntual” producido por el estreno o poco uso del calzado o por haber caminado más tiempo del que se está acostumbrado. Ante la presencia de este tipo de dolor hay formas naturales y fáciles de calmar las molestias, como pueden ser los baños con agua tibia, poner los pies en remojo con sal o bicarbonato o con una infusión de tomillo previamente hervido. Con cualquiera de estos métodos, tus pies notaran un alivio notable.

Sin embargo esto no vale para dolores frecuentes. En ese caso se recomendaría aplicar otro tipo de estrategias para el cuidado de tus pies.

zapatos

Usa zapatos adecuados

Un zapato especialmente incómodo, uso de tacones excesivamente altos o zapatos especialmente cerrados o estrechos pueden suponer un gran problema para tus pies. Lo adecuado es utilizar un calzado que se adecue a las necesidades que te pidan tus pies. ¡Mímalos, solo tenemos dos!

Platillas de trabajo: Un sano equilibrio

Con unas buenas plantillas podrás reducir el consumo de energía al caminar o permanecer de pie evitando el cansancio. Incrementan la circulación de la sangre y reducen significativamente las molestias y el dolor de los pies, rodillas, caderas y espalda. 

 Nuestra recomendación es que pruebes las Plantillas de Trabajo que tenemos en nuestra web de Bienestar. Proporcionan una amortiguación del impacto y alivio de la presión gracias a la película de agua bajo la planta del pie.

Masajea tus pies

El cuidado de los pies acudiendo periódicamente al podólogo para aplicar el arreglo y mantenimiento que necesitas. Los masajes regulares ayudan a la circulación sanguínea de tus pies, la relajación de su musculatura y reduce el cansancio de los mismos.

Si sigues estos consejos tus pies te lo agradecerán en poco tiempo. Recuerda cuidar tu cuerpo con unas rutinas saludables que te ayudarán a fortalecerlo y a sentirte bien.

Si te ha gustado este artículo no te olvides de compartirlo en tus redes sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
TRAFIC MAT Y MAS 2018 ©